Volver a los detalles del artĂ­culo Incidentalomas adrenales. Unas sorpresas inesperadas